Seguidores

16 jul. 2010

Solo ante el tiempo

Pontevedra (08-07-10)
Como estatua de piedra, se mantiene en la espera,
entre el azul del cielo y el  breve del recuerdo.
Aunque nos acompaña constantemente, a veces ni sabemos que está ahí, jamás deja de ser un extraño.
Y aunque hay tanto de él, cada momento es irrecuperable e irreemplazable.
Sus sentimientos se perderán en e laberinto del pasado.


Comparte esta entrada

votar

0 comentarios:

Publicar un comentario