Seguidores

11 dic. 2010

Caprichos naturales


A veces la naturaleza nos sorprende con sus caprichos y, parece querer imitarnos, jugando a observarnos con su propia cara.

Él nunca dejó de ser sorprendido por las miradas de otros.



Mirando desde su posición, escogió la oportunidad 
de ver la forma del mundo.

Marchitándose

 Mirando hacia arriba, cada hoja en silencio sintiendo que su vida fue fugaz
bañadas por la luz azul y siempre en silencio se marchitan poco a poco.

9 dic. 2010

Polinización invernal

Una flor creciendo, con la ayuda del sol invernal


Una flor,  la boca del tiempo futuro 
los pétalos revelan todo menos tu silencio

Sopla el viento y mueve las flores
una abeja que no puede resistir su curiosidad. 




Una abeja cruzando el umbral de los colores de las flores
su corazón y su aleteo siguen siendo salvaje
en este campo cargado de flores de otoño.



la abeja vuela, tienen ojos que ven un mundo todo de color
el terciopelo de los pétalos la reclaman. Ella no puede escapar a su embrujo. 
Atraviesa y recoge el polen de la vida.

Sufrimiento


Viendo horizontes, tan distantes, como  esos cielos azules



Nada que ver con la gravedad cuestión de resistencia

7 dic. 2010

Unidos

Ramas, fragmentos de frío dispersos en gotas helándose
era fácil aguantarse, era fácil separarse... o eso parecía,
pero por mucho que lo intentaran ...descubrieron lo obvio..
..era imposible separarse de los demás.

Se inclinaba


Se hacía la noche, pero la luz todavía se derramaba sobre la capa de blanca nieve
ella ahí en medio siendo capaz de mantenerse, 
incluso con su desolada ausencia en el frío.

6 dic. 2010

Melancolía blanca

Magdalena de Montes, Forcarei-Pontevedra.


Diciembre, primeros fríos,
la nieve cae suavemente y brillante cubre de blanco los bosques


La nieve dejó caer su carga blanca sobre las ramas
las heladas paralizan todo, poco a poco el hielo es sólido
todo se convierte en un reflejo de brillo blanco. 


Se libera el frío en esta tarde que se convierte en gris
calmó la impetuosidad de los vientos gélidos 
los campos, suaves y, blancos, revelan todo su silencio
en una melancolía de color blanco