Seguidores

25 abr. 2018

Hacer música es una recompensa de por sí.

El corazón del hombre es un instrumento musical, contiene una música grandiosa.
 Dormida, pero está allí, esperando el momento apropiado para ser interpretada, expresada, cantada, danzada.