Seguidores

20 jun. 2014

Castillo de Soutomaior-Pontevedra

Pedro Alvarez de Soutomaior o Pedro Madruga fue caballero que sirvió a dos reyes, ya que era conde de Camiña y de Soutomaior
Su historia y su leyenda están plagadas de, crueles batallas y no pocos misterios. Fue, sin duda, el más popular de los habitantes de esta fortaleza. A través de su espíritu, que dicen vaga por los bellos jardines del castillo, viajamos a los orígenes de esta gran casa ducal que debió su esplendor al propio Pedro Madruga y debe su actual conservación para la cultura a la Diputación de Pontevedra.


El Castillo de Soutomaior es uno de los mejor conservados y mas conocidos de Galicia. Su construcción data del siglo XII y en la actualidad conserva su prestancia medieval, a pesar de las reformas y de los daños causados durante la revolución de los Irmandiños.


a construcción original data del siglo XII, aún que será con Pedro Álvarez de Sotomayor, conocido por el apodo de Pedro Madruga, con el que alcance su máximo esplendor, ya que llego a ser el epicentro de la actividad política del sur de Galicia durante el siglo XV.








 La Torre del Homenaje -de varias plantas- y estructura rectangular, y el palacio adosado a ella, componen lo mas interesante de este complejo fortificado. Las saeteras de sus muros son mas bien decorativas.







Este entorno es admirable. Sus jardines románticos son magníficos en su concepción con fuentes y un estanque que imita el contorno de la Ría de Vigo.
Hay en ellos especies tropicales de rara implantación en lugares como este.






El cambio más destacado fue en el siglo XIX cuando el castillo pasa a manos del Marqués de la Vega de Armijo con la construcción neogótica de la "Galería de Damas", éste lo transforma en una residencia de verano.



Además, el Castillo de Soutomaior está situado en un lugar verdaderamente privilegiado por el amplio paisaje que desde allí se divisa, a unos 119 metros sobre el nivel del mar, dominando el territorio enmarcado por el valle del río Verdugo, desde su confluencia con el río Oitavén hasta a su desembocadura en la Ensenada de San Simón, en Arcade, a seis kilómetros de la fortaleza.



El puente levadizo que comunica el edificio con sus espléndidos jardines.