Seguidores

4 dic. 2010

Nada se esconde

A pesar de todo el color siempre encuentra un lugar.

Si una flor, dos tres…han crecido lentamente, entre el otoño y el invierno
en diciembre también se puede encontrar un jardín con flores.
Una flor con su corazón enfriado, sin embargo, muestra todo su calor con el susurro del color en sus hojas




El color rosa ha florecido fuera de ella.

Su color, en el color de las mañanas

cuando hace frío y, la luz ya no se mueve

Una flor levantando sus pétalos, nos descubre lo obvio de su belleza en su color.



2 dic. 2010

Bosque en flor

Un día de invierno donde la oscuridad encuentra la luz
en hoja sobre hoja y, en verde sobre verde fértil
las hojas en respuesta al viento, se mueven débilmente........

......un paseo de la luz en sus flores, a través de capas de color desconocido




La luz rompe sobre los bordes de sus hojas
y se dispersa entre sus ramas y en su brotes brillantes.

Con el paso del tiempo



Ha llegado a preferir el abrazado a su verdadero amigo,
ya que están juntos en la travesía a través del paso del tiempo,
ambos situados con su soledad, como ermitaños tras la naturaleza,
ambos se inclinan  hacia el azul, dándose cuenta....
...de que la eternidad en la mayoría de las ocasiones es una sensación fugaz.

30 nov. 2010

Su oscuridad


No parecía importarle dónde estaba, como se consumía,
incluso no parecía importarle cuando se iría,
sus dudas, serían contestadas con su propia sombra.




Todos los intentos por alcanzar la claridad,
 incluso aquellos que resultaron con éxito,
sólo alguna vez parecían conducir más hacia su oscuridad.


Atardecer en silencio



Es un atardecer de esos tristes y melancólicos con el cielo cubierto
el  silencio avanza con los segundos, con  los minutos,
que caen perezosa e irremediablemente.
Las nubes se confunden en el horizonte con sus colores
la luz es cada vez más difusa en su tránsito hacia la oscuridad.

28 nov. 2010

Un mundo a nuestros pies.


Sábado por la mañana, un paseo por un bosque de castaños, robles y, algún que otro eucalipto,  normalmente nos quedamos con lo que vemos a la altura de nuestros ojos, pero que mundo se desenvuelve a nuestros pies, vamos a descubrir un poco de lo que está ahí abajo...


El sendero parece que nos invita a adentrarnos en el bosque y observar, que no mirar, un poco más abajo, y descubrir un mundo de secretos, que son desvelados a los que observan de cerca.


Verdes frescos bañados por el rocío de la noche, en perlas de agua pura y cristalina que contrastan con el azul contaminante de algún plástico arrojado por un ser que se considera "superior, inteligente.."


Infinidad de verdes, de formas de texturas de colores..., parece que todo está en silencio, pero no es así, vida  frente a la muerte.



Unos pretenden destacar más que otros en colores y en alturas.


Otros explotan en verdes y blancos, buscando el sol radiante de la fresca mañana de noviembre.


Desde aquí los árboles se manifiestan majestuosos e inalcanzables, parecen en otra dimensión.



En alguna roca, surgen colonias de líquenes, de musgos, como piñas exultantes de clorofila.


Multitudes en su conjunto, parecen abrir innumerables palmas hacia arriba, ya que en su mundo el infinito parece cuestión de altura.


Esa luz que queda lejana, intentando abrirse camino entre las hojas y las ramas de los árboles, bañando de sol y sombras el suelo del bosque.


Este diminuto mundo se eleva intentando captar esa luz, que se cuela entre el murmullo de las hojas y el colorido ocre del bosque en otoño.


Incluso para los más pequeños, para los atrapados en las piedras, las sombras y las humedades, no son más que otra faceta de su luz, discerniendo sus destellos entre las sombras.


El más leve destello de luz, para ellos es suficiente, y parecen agradecerlo descansando en su sombra


Parece insignificante pero su vulnerabilidad es indestructible, y todas estas diminutos seres se bañan en el resplandor de la luz.



Su vida parece mostrar incontables soles 


No era otra cosa que dejara huella, sino que en este mundo todo se ofrece.



Un mundo de maneras y formas diminutas y suaves, delicadas a su vez, con un perfecto orden y quietud, con una misión concreta.



Por eso se requiere un mayor cuidado, para que cada cosa pueda permanecer en su sitio, y perdido para el mundo se convierta en su mundo.