Seguidores

17 jul. 2010

Reposando tras el cristal

(16-07-10)
La belleza no siempre es evidente, saber mirar dentro puede aportar gratas sorpresas.
Uno pasea ignorante de las bellezas ocultas del momento.
En su mente tan sólo existe armonía.
Cada detalle se hace inmenso, cada reflejo o sombra suya, o ajena, 
se convierten en pinturas llenas de vida dibujadas en el cristal.
Líneas, gravilla, manchas, una bicicleta, una joven que pasea,
cada elemento, cada reflejo es perfecto
tibieza de sol calentando, color en las cosas, sensación de recogimiento, sonidos, flujo de vida... Vida

Comparte esta entrada

votar

0 comentarios:

Publicar un comentario