Seguidores

8 oct. 2010

Fuentes, Villa D´Este-Italia

La Villa d´Este, Tivoli, Lacio-Italia
Fue reconstruida en el siglo XIV para alojar al gobernador de Tívoli. Terminado para el año 1572, el palacio con una ambiciosa decoración en su interior, terminó rodeado de jardines sobre las terrazas que aprovecharon el desnivel, con infinidad de cascadas, fuentes y juegos de agua que decoran toda el área.


La fuente de Neptuno

Es la más grande y espectacular, puesto que salen surtidores de agua                         de  todos los sitios, con una gran cascada que cae de su parte superior.  Todas las aguas vienen desde arriba por caída natural:
  • En el nivel superior, está la balaustrada de la terraza del Órgano Hidráulico, y en su centro se precipita la compacta y crepitante masa de agua de la cascada, que constituye el motivo hidráulico conductor, el leitmotiv de toda la fuente.
  • En el nivel medio, se elevan seis potentes chorros de agua a cada lado, que van perdiendo altura desde el centro hacia los costados.
  • En el nivel bajo, hay una gran pileta que recibe una parte del agua de la cascada, que da origen a dos gigantescos chorros verticales.




La fuente del ovalo

Es la fuente más barroca de la Villa.  Tiene una cascada circular en el centro, y salen unos grandes caños de agua de sus paredes laterales, por lo que resulta imponente y armoniosa.
Sobre la cima se colocó el caballo alado de Pegaso, que parece estar a punto de emprender el vuelo.




La fuente de los cien chorros




Con un paseo con casi cien fuentes y chorros de aguas, a través de tres canales paralelos, decorados en su parte superior con estatuas en forma de águila.  
Sin embargo, cuando se construyeron su belleza era distinta, puesto que los mármoles estaban resplandecientes, las aguas prepotentes, las esculturas íntegras, dando sensación de fasto, refinamiento y arte.








Fuente de la Rometta





Es la primera fuente que te encuentras.



La estatua representa a Roma guerrera con yelmo y asta.  Al lado están la Loba Capitolina y un amorcillo sin cabeza.  
Estaba rodeada de construcciones que hoy casi no existen, debido al paso del tiempo y a la demolición de una parte del complejo, que comprendía entre otros: el Coliseo, el Capitolio y el Arco de Tito.  




Comparte esta entrada

votar

0 comentarios:

Publicar un comentario