Seguidores

10 jul. 2014

Inflexión afectiva absolutamente singular


Cuando volvió a abrir los ojos, mucho rato más tarde de la sacudida del viento, todo había cambiado.
Los verdes eran más grises; sus ramas, más finas, más flexibles.
Por primera vez desde su llegada, sonreía su alma y despertaban su alegría.
Se abrió el camino a través de su resistencia.
Brotó su recuerdo:
-"No soportaría no poder tocarle. El resto del tiempo tenía la duda de, la sensación de que no le importaría no volver a verle.

No es cosa de moralidad sino de capacidad de resistencia.

Comparte esta entrada

votar

7 comentarios:

Gumer Paz dijo...

wow me encanta este macro Enrique. Muy delicado.
Un abrazo

josep dijo...

Excelente detalle.
Un abrazo Enrique

stiefbeen dijo...

heel mooi in zwart-wit deze uitgebloeide bloem.prachtig.

Miguel dijo...

Me gusta como has tratado ese diente de león casi pelado ya de sus semillas. Un abrazo,

Dirk Rosin dijo...

fantastisk s/h bilde !

Rui - Olhar d'Ouro dijo...

Fantástica toma con una edicion de blanco e negro preciosa!

Luis dijo...

Magnífico.

Publicar un comentario