Seguidores

14 dic. 2013

Sucumbir es lo más sencillo.


La misma ley que la condenaba, la había sostenido durante la terrible prueba de su ignominia. 
Pero ahora, fuera ya de la prisión, sola y sin compañía en el sendero de la vida, empezaba para ella una nueva existencia, y tenía que sostenerse y proseguir adelante con los recursos que le proporcionara su propia naturaleza, o de lo contrario, sucumbir.
No podía contar con lo porvenir para sobrellevar su dolor presente.
Nathaniel Hawthorne

Comparte esta entrada

votar

4 comentarios:

Pat.mm dijo...

La fotografía es una maravilla, Enrique...y el texto, como la vida misma. Creo que a veces no nos damos cuenta de que la única verdad existente y comprobada es esa: sostenerse y proseguir con nuestros propios recursos sin esperar que nadie nos salve la vida.
Besos,

Juan-Carlos Martín dijo...

A veces es tremendamente difícil sacar lo que tu has sacado, el hilo de la telaraña nítido y definido junto con algo más que le dé volumen a la foto.

Saludos.

a.s.m. dijo...

Preciosa fotografía.
Un saludo, Ángel

Dirk Rosin dijo...

et super s/h bilde !

Publicar un comentario