Seguidores

24 ene. 2011

Moribundo


Pasó el otoño, quedé atrapado entre espinas y ramas
pero no tuve miedo, de dejar mi vida entre vosotros
fue como naufragar en una rama desierta, sin aviso, sin hojas, sin remedio,
mi destino se murió entre los ramajes de mi castaño.


Mi interior, se seca, se consume, jamás volverá a ser lo mismo,
me dormí lentamente entre los segundos etéreos de la noche
y de día respiré mis últimos alientos.

Ha llegado el invierno,  en él, la humedad se hace gota y la gota lluvia
 quede moribundo en el bosque, bajo el cielo gris.

Comparte esta entrada

votar

5 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

precioso texto, con una foto muy bonita.

Me encanta , le va como anillo al dedo.

besos

teca dijo...

Aqui, é como se eu paginasse um livro com imagens e contos...
Seu espaço é mesmo encantador.
Felicidades.
Muitos beijos.

magda dijo...

Μuy bonita foto y hermosa palabra poética !!!
Saludos

Isabel dijo...

Me gustan muchos tus fotografias, sobre todo los encuadres que haces. Me verás por aquí!

dianne dijo...

Beautiful poem and image Enrique!

Saludos xoxoxo

Publicar un comentario