Seguidores

10 ago. 2010

Dos

Bueu-Pontevedra (17-07-10)
La calidez de la luz del sol es cortada por la sombra.
Mis pies cogen energía terrenal con una caricia rugosa de arena cálida.
El aire acompasó con un paréntesis infinito.
El paisaje permaneció respetuosamente quieto.
Huellas a ningún sitio, unas sobre otras. 
El oxígeno  fué por un instante salado. 

Comparte esta entrada

votar

0 comentarios:

Publicar un comentario